Tipo de Cambio Interbancario Compra 3,271 Venta 3,272 Paralelo Compra 3,268 Venta 3,270  |  IGBVL 21321,28 0,59% ISBVL 31042,33 0,24%  |  TAMN 14,21% TAMEX 7,39% TIPMN 2,26% TIPMEX 0,64%  |  IPC Lima Metropolitana Mayo 0,02 Jun. 2017 - May. 2018 0,93  |  PBI Marzo 3,93 Abr. 2017 - Mar. 2018 2,69  |  

No tan campeones

Richard Webb

En la reciente conferencia internacional sobre corrupción, organizada por la Contraloría de la República, escuché dos afirmaciones que llaman a reflexión, que el Perú es un país especialmente corrupto y que esa corrupción es relativamente reciente, e identificada en particular con los años noventa.

Vivimos una época de logros de estatura mundial – un Premio Nobel, tablistas, ajedrecistas, economía sobresaliente, y por supuesto, gastronomía, pero en el arte de la corrupción no destacamos. Según los rankings internacionales de los 179 países considerados por la entidad Transparencia Internacional, el Perú fue percibido en el 2010 como menos deshonesto que el promedio. El más limpio fue Dinamarca, y en América Latina, Chile, ubicándonos modestamente en el medio de la tabla con el puesto 78, en empate con China, Colombia y Tailandia, y aunque parezca difícil de imaginar, casi cien países nos sobrepasan en el arte de robar dineros públicos.

No obstante esa mediocridad, ¿será cierto que la corrupción es una práctica relativamente moderna en el Perú, y que viene aumentando rápidamente? Lo sorprendente de esa tesis es que implica un Perú anterior curiosamente honesto. La sentencias de Manuel González Prada cuando escribió que “la corrupción corre a chorro continuo”, y que “los hombres se han convertido no solo en mercenarios sino en mercaderías,” incluidos el ministro, juez, parlamentario, regidor, prefecto, coronel y periodista, habrían sido una exageración.

Una forma de comprender la percepción de un pasado peruano menos corrupto es recordar que la corrupción, estrictamente hablando, es un mal de la democracia. Reemplaza al despojo y la violencia como medios de adquirir riqueza. Cuando hay un poder absoluto, como el “sultanismo” de siglos anteriores descrito por Basadre, el autócrata no necesita recurrir a la corrupción. Simplemente se asigna las tierras, el palacio y el esclavo que se le antojan. El avance sustancial de la democracia en el Perú ha limitado el margen para el despojo desnudo pero, posiblemente, ha aumentado el abuso escondido del poder delegado. A diferencia del despojo que caracterizaba a los siglos anteriores, la corrupción de hoy abusa de un poder recibido en confianza. De allí el doble dolor de la corrupción: además de robo es una traición.

La corrupción es una enfermedad social, en esencia, un robo dentro de la familia. El día que los peruanos somos en realidad una familia, aportando juntos y compartiendo nuestro bienestar común, con seguridad habrá menos corrupción.

Publicado en El Comercio, 08 de noviembre de 2010


Instituto Cuánto ©
Jr. Trujillo 703 - Magdalena del Mar
Lima - Perú
Teléfono (511)278-6944
E-mail: institutocuanto@cuanto.org