Tipo de Cambio Interbancario Compra 3,271 Venta 3,272 Paralelo Compra 3,268 Venta 3,270  |  IGBVL 21321,28 0,59% ISBVL 31042,33 0,24%  |  TAMN 14,21% TAMEX 7,39% TIPMN 2,26% TIPMEX 0,64%  |  IPC Lima Metropolitana Mayo 0,02 Jun. 2017 - May. 2018 0,93  |  PBI Marzo 3,93 Abr. 2017 - Mar. 2018 2,69  |  

La Precariedad

Richard Webb

Nunca el joven en Europa ha tenido un nivel tan avanzado de educación, pero hoy 23 por ciento de los jóvenes se encuentran desempleados. En España, la proporción llega a 51 por ciento. En Europa se debate el fenómeno del “intelectual precario,” el joven con formación profesional que hoy se ve obligado a trabajar como camarero. La peor situación es de los que no tienen casa propia, y deben alojarse en condiciones de extrema privación. Ni la educación ni los célebres sistemas europeos de protección social están defendiendo a la generación actual de juventud europea, nacida en lo que se suponía era un mundo no sólo privilegiado sino seguro.

En toda la historia, el mecanismo principal para afrontar la adversidad individual ha sido la familia. El establecimiento de sistemas impersonales de seguridad para sociedades enteras, como es la seguridad social. La crisis actual revela que estamos lejos de haber aprendido cómo domar la alternación entre tiempos buenos y tiempos malos, y la precariedad está siempre presente para el individuo por las eventualidades de la salud o de los negocios.

Mi reflexión es sobre las diferencias entre Europa y el Perú en el modo de encarar la precariedad: Europa apostó por los sistemas impersonales de seguridad social, mientras que en el Perú la familia sigue siendo el instrumento principal. Históricamente, la familia ha sido el mecanismo primario para afrontar la adversidad, si bien se ha extendido muchas veces a las tribus y comunidades pequeñas. El establecimiento de sistemas impersonales de seguridad para sociedades enteras es una innovación que tiene menos de un siglo de aplicación. Sus ventajas son evidentes: tienen un alcance democrático, protegiendo a ricos y pobres; y abaratan el costo, repartiéndolo entre una población entera. Cuando el único instrumento es la familia, la protección es muy desigual entre familias ricas y pobres, y el costo de cualquier forma de seguro es alto. Sin duda, la seguridad social a nivel del país entero representa un importante avance civilizado y eficiente.

El cambio no se ha producido de la misma manera en los distintos países de Europa; la familia mantiene mayor vigencia en los países mediterráneos y menor en los del norte. Esa diferencia se refleja nítidamente en la tolerancia a la permanencia de los hijos en casa de los padres. En los países escandinavos, no es aceptable esa permanencia más allá de los 20 o 25 años; en Francia se tolera hasta los 30; en España e Italia es aceptable incluso hasta los 40.

El Perú aún no logra una verdadera seguridad social democrática, pero la fuerza de la familia ha sido determinante para lograr el masivo traslado de la población a las ciudades, construyendo viviendas y creando los negocios familiares que han sido la base económica de esa nueva vida. El Perú destaca por la alta proporción que genera su propio trabajo en empresas familiares. Además, 80 por ciento vive en casa propia, cuando la proporción es apenas 55 en Francia y 69 en los EEUU. Con familia, negocio propio y casa propia los peruanos tenemos por lo menos alguna protección contra la precariedad.

Publicado en El Comercio, 23 de julio de 2012


Instituto Cuánto ©
Jr. Trujillo 703 - Magdalena del Mar
Lima - Perú
Teléfono (511)278-6944
E-mail: institutocuanto@cuanto.org