Deprecated: mysql_connect(): The mysql extension is deprecated and will be removed in the future: use mysqli or PDO instead in /home/cuantoor/public_html/conexion.php on line 4
Instituto Cuánto
Tipo de Cambio Interbancario Compra 3,271 Venta 3,272 Paralelo Compra 3,268 Venta 3,270  |  IGBVL 21321,28 0,59% ISBVL 31042,33 0,24%  |  TAMN 14,21% TAMEX 7,39% TIPMN 2,26% TIPMEX 0,64%  |  IPC Lima Metropolitana Mayo 0,02 Jun. 2017 - May. 2018 0,93  |  PBI Marzo 3,93 Abr. 2017 - Mar. 2018 2,69  |  

¿Empleo decente o realización personal?

Richard Webb

Un grupo de ejecutivos de 25 a 30 años de edad, todos contratados por importantes empresas peruanas, fueron encuestados recientemente para conocer sus aspiraciones. Aún jóvenes, habían logrado ya envidiables condiciones de trabajo – empresa formal, buena remuneración, perspectiva de carrera, seguro de salud y pensión. Esos trabajos cumplían de sobra con los estándares del “empleo decente” que exigen las Naciones Unidas y las ONGs, y que postula un nuevo camino hacia el desarrollo, enfatizando no sólo los objetivos tradicionales de mayor producción y menos pobreza, sino además las cualidades de la vida laboral.

Pero, ¿a qué aspiraban los ejecutivos mismos? Para sorpresa del encuestador, la mayoría tenía entre sus planes dejar esos trabajos envidiables y poner un negocio propio.

Años atrás, un amigo sociólogo entrevistó a un grupo de mecánicos para descubrir los caminos que habían seguido en sus carreras. La sorpresa en ese caso fue similar: muchos habían anhelado y logrado un empleo en el taller de mecánica de una empresa formal, incluida la General Motors que entonces ensamblaba automóviles en el Perú, pero después de unos años habían optado por dejar ese “empleo decente” para aventurarse poniendo su propio taller. Tanto los ejecutivos como los mecánicos dieron testimonio así de un espíritu luchador y afán de realización, cualidades que hoy se identifican con la marca Perú.

Sin embargo, cuando se lanzan al negocio propio, inevitablemente descienden de la estratósfera de la corrección laboral para pisar tierra en un mundo de alta inseguridad y horarios esclavistas, y donde deben navegar en mares grises entre la formalidad e informalidad. Encima, dejan mal al país porque engrosan el número de personas cuyo empleo no califica como "decente", y se desploma el ránking nacional en el índice de decencia que publicitan a toda voz los auto-elegidos fiscales internacionales.

La corporación moderna y formal tiene su lugar, pero el negocio propio, con todos los sacrificios e inseguridades que significa, tiene beneficios de mucho valor. Hoy, cuando la vida urbana contribuye a la disolución de los lazos sociales, el negocio propio constituye un refuerzo para los lazos de la familia, muchas veces permitiendo y exigiendo la participación de ambos esposos, abuelos e hijos. Incluso, el tan criticado trabajo infantil, en el contexto del amor de familia y cuando no se exagera, se vuelve una escuela para la vida. Además, la flexibilidad que tiene el negocio en cuanto a los horarios, lugar de trabajo, y aprovechamiento de la vivienda, se contrasta con la torpe inflexibilidad de los trabajos "decentes", inflexibilidad que perjudica en particular a la mujer. También, el negocio propio favorece el ahorro, indispensable para la inversión productiva, y además alentada por una rentabilidad esperada que sobrepasa largamente la tasa de interés bancaria que recibe el ahorro del empleado. Finalmente, la empresa familiar es un dinamizador de esfuerzo y creatividad, por la razón obvia de que uno mismo se queda con todo lo que genera.

Dejemos a la gente optar por su propio camino, incluso cuando ese camino no cumple con los estándares de países diferentes. Todavía somos un país muy pobre.

Publicado en El Comercio, 22 de octubre de 2012


Instituto Cuánto ©
Jr. Trujillo 703 - Magdalena del Mar
Lima - Perú
Teléfono (511)278-6944
E-mail: institutocuanto@cuanto.org