Deprecated: mysql_connect(): The mysql extension is deprecated and will be removed in the future: use mysqli or PDO instead in /home/cuantoor/public_html/conexion.php on line 4
Instituto Cuánto
Tipo de Cambio Interbancario Compra 3,271 Venta 3,272 Paralelo Compra 3,268 Venta 3,270  |  IGBVL 21321,28 0,59% ISBVL 31042,33 0,24%  |  TAMN 14,21% TAMEX 7,39% TIPMN 2,26% TIPMEX 0,64%  |  IPC Lima Metropolitana Mayo 0,02 Jun. 2017 - May. 2018 0,93  |  PBI Marzo 3,93 Abr. 2017 - Mar. 2018 2,69  |  

La variedad humana

Richard Webb

Cuando en la época colonial se describía a la población peruana, la categoría más resaltada era la de las castas. Diversas clasificaciones fueron sugeridas, llegándose incluso hasta una lista de 22 castas según la composición étnica o racial. Había categorías como los saltapatrás, los tente en el aire, y los que fueron denominados chinos a pesar que no tenían ni una gota de sangre oriental. El criterio usado para semejantes clasificaciones era la ciencia natural, cuyo progreso fue impulsado por el afán clasificador de Aristóteles, quien dedicó la mayor parte de su vida a la identificación de la variedad de las especies y de los fenómenos naturales. Pero en el caso de la población humana, los seguidores de Aristóteles buscaban no sólo la ciencia sino tambien bases para la política y ordenamiento social. Los rasgos físicos se convirtieron en categorías sociales, para definir el poder y las ocupaciones. La diferenciación física entre las personas no ha desaparecido, pero sí se ha vuelto tabú, trátese de raza, discapacitación o género.

Lo que ha venido a reemplazar a las características físicas en la ciencia social son las diferencias económicas. Hoy, el dato más importante para definir a cualquier persona es el tamaño de su bolsillo. Los conceptos del rico y del pobre han existido siempre, pero es sólo en las últimas décadas que pasaron a ser categorías científicas, investigadas en detalle estadístico, monitoreadas año a año, explicadas en innumerables seminarios, y puestos en el centro del debate político. Esa transformación ha sido universal, pero en cuanto al Perú, me declaro culpable de haber sido uno de sus promotores, a través de la investigación de la desigualdad económica, de la publicación de mapas de pobreza, y de la realización de encuestas sobre los niveles de vida de los hogares. Siempre, la justificación para identificar a los pobres ha sido la simple sabiduría del dicho, “ojos que no ven corazón que no siente.” Porque es fácil no pensar en el pobre que no se ve.

Hoy, se suma una nueva categoría a esos debates, la clase media. Como sucedió con los “descubrimientos” de la desigualdad y del perfil de los pobres, los anuncios acerca de la evolución de la clase media vienen cargados de mensaje político. En particular, la estadística estaría revelando una importante expansión de ese grupo socio-económico, endosando así las políticas de mercado de las últimas décadas y tranquilizando los temores de inestabilidad política. La clase media ha sido vista siempre como un elemento estabilizador. En ojos del marxista, era un impedimento para la revolución, en los del conservador, era una esperanza. Paradójicamente, el conservador que antes denostaba el concepto marxista de la guerra de clases, hoy resalta la importancia de la “clase media.”

El interés político es un peligro para la ciencia social. Las categorías inventadas para clasificar a la gente se han dirigido más al juego del poder que a descubrir la compleja y muchas veces impredecible realidad humana. El camino para seguir debe incluir estudios como la colección editada por Gonzalo Portocarrero en 1998, Las Clases Medias.


Publicado en El Comercio, 24 de junio de 2013.


Instituto Cuánto ©
Jr. Trujillo 703 - Magdalena del Mar
Lima - Perú
Teléfono (511)278-6944
E-mail: institutocuanto@cuanto.org