Deprecated: mysql_connect(): The mysql extension is deprecated and will be removed in the future: use mysqli or PDO instead in /home/cuantoor/public_html/conexion.php on line 4
Instituto Cuánto
Tipo de Cambio Interbancario Compra 3,271 Venta 3,272 Paralelo Compra 3,268 Venta 3,270  |  IGBVL 21321,28 0,59% ISBVL 31042,33 0,24%  |  TAMN 14,21% TAMEX 7,39% TIPMN 2,26% TIPMEX 0,64%  |  IPC Lima Metropolitana Mayo 0,02 Jun. 2017 - May. 2018 0,93  |  PBI Marzo 3,93 Abr. 2017 - Mar. 2018 2,69  |  

Crece la clase media – qué miedo

Richard Webb

Impresiona el rápido aumento en el tamaño de la clase media, en el Perú y en la mayoría de los países en desarrollo. Pero la sorpresa no es tanto el crecimiento, como la ingratitud política de ese grupo social. Se esperaba una expansión de la clase media, aunque no tan veloz. Lo que no se esperaba era que la clase media resultara, no un factor estabilizante sino radical.

Una de las ideas fuerza de las ciencias sociales ha sido que la clase media era un estabilizador del orden social. El pobre no tiene nada que perder, se decía, pero el que tiene alguna propiedad, aunque sea sólo un pequeño negocio o casa propia, pensará dos veces antes de alterar el orden. Así de simple fue la idea, y quizás por eso tan poderosa. Para los marxistas, la pequeña burguesía era el archienemigo, un obstáculo para la ansiada revolución. Para el General Eisenhower, presidente de los Estados Unidos en los años cincuenta, expandir la clase media era la solución para impedir el avance del comunismo. Su reacción ante la revolución de Fidel Castro, y ante la pobreza que vio cuando visitaba los barrios pobres de Santiago, fue ordenar la creación del Banco Interamericano de Desarrollo y aumentar el capital del Banco Mundial, impartiendo instrucciones para que las instituciones se ocuparan no sólo de financiar minas y carreteras sino también las necesidades sociales de la población.

Izquierda y derecha coincidían en que era posible comprar la lealtad política, la idea sigue siendo el precepto político de cada día: la primera y principal justificación para cualquier iniciativa a favor de los pobres es el miedo a la inestabilidad.

Sin embargo, la idea difícilmente explica la historia de protestas y de acciones revolucionarias de las clases medias durante las últimas décadas: tumbaron la cortina de hierro e hicieron volar en pedazos a la Unión Soviética; en Irán se levantaron en contra del Shah, en Francia, salieron a las calles en 1968; en los Estados Unidos, hicieron lo mismo para parar la guerra en Vietnam; otros derrocaron gobiernos absolutistas en la Primavera Árabe; y en Chile los estudiantes chilenos se levantaron hace un par de años. Hoy se repiten esos escenarios en Turquía y Brasil. Los que removieron el orden público en todos esos casos no eran pobres extremos, ni siquiera pobres, sino grupos sociales cuyas economías personales habían mejorado sustancialmente en las décadas recientes.

Mi teoría es que la culpa de esa inestabilidad es de los INEI - la oficina de estadística respectiva de cada país – cuyas mediciones cegaron a sus líderes en cuanto a las deficiencias de sus gestiones. Es que los INEI producen mediciones de bienestar que no incluyen gran parte de lo importante en la vida. Cuentan toneladas de papa y pares de zapatos, pero omiten los valores intangibles que son igualmente integrales al bienestar, como la democracia, la participación ciudadana, el gobierno honesto, la calidad en la educación, la seguridad en la atención de salud, un medio ambiente sano, y el orgullo nacional. En cuanto a los objetivos más importantes, volamos ciegos.

Publicado en El Comercio, 8 de julio de 2013.


Instituto Cuánto ©
Jr. Trujillo 703 - Magdalena del Mar
Lima - Perú
Teléfono (511)278-6944
E-mail: institutocuanto@cuanto.org